sábado, julio 01, 2006

LAS HORAS MUERTAS

BIENTEVEO

Debería estar prohibido, bajo pena de destierro, acuchillar la sobremesa veraniega atentando, impunemente, contra ese pequeño lujo gratuito al que llamamos siesta. Es más, los poderes públicos tendrían que tipificar, como delito contra el sosiego privado, la profanación de la paz del hogar a horas tan intempestivas. Después del almuerzo, cuando las cigarras nos cantan nanas que nos sumergen en un silencio antiguo, de infancia, la única ocupación permitida debería ser cultivar la sana y decente costumbre de la siesta. Porque coincidirán conmigo en que, a las cuatro de la tarde de un día cualquiera de julio o agosto, sólo el sueño tiene derecho a ejercer su magisterio allende los cuerpos, sólo la pereza tendría que reinar, majestuosa, sobre la ciudad y sus quehaceres.
Debería estar prohibido, ya digo, bajo pena de orden de alejamiento de la civilización, que una señorita de una entidad bancaria, por ejemplo, llamara a nuestra casa a horas tan plomizas, para ofrecernos una tarjeta con no sé qué ventajas para nuestra economía, asesinando, a golpe de teléfono, el derecho inalienable al descanso. Alguien escribió una vez que tiene más delito fundar un banco que atracarlo, pero lo verdaderamente delictivo es que alguien pretenda vendernos, a horas en las que no trabaja ni Alfonso el de La Giralda, una tarjeta que nos hará felices durante el primer año, cuando lo que uno quiere es poder gozar, sin usura, del primer sueño.
¿Dónde hay un legislador de guardia que se atreva a redactar ahora mismo, con carácter de urgencia, una ley, un decreto, un bando, que castigue sin piedad esa otra forma de violencia doméstica, esas armas de destrucción masiva que son los ruidos, esa intromisión ilegítima en la muerte chiquita de la sobremesa?
Eso sí que es un ataque frontal a la familia, y todavía no he escuchado yo a ningún obispo condenar sin paliativos ese desorden moral, esa enfermedad o vicio que consiste en entregar las tardes españolas a la promiscuidad del alboroto, poniendo en peligro la siesta nacional. ¿Nadie va a organizar una manifestación contra los cafres que arruinan el suave balanceo de la cabezadita en el sofá? ¿Ni siquiera Ignacio García, antes de despedirse del Ayuntamiento, va a movilizarnos para que los que allanan esa íntima morada onírica que suspende los abismos del tiempo, cumplan íntegramente sus penas?
Lo cantaba Rafaela Carrá hace ya muchos años: siesta, que fantástica, fantástica es la siesta. ¿O no era así?
PEPE MENDOZA

jueves, junio 29, 2006

EL HOMBRE QUE PUDO SER ALCALDE

BIENTEVEO

Permítanme que les cuente una historia tal y como me la narró uno de los paisanos que la protagonizaron. Hace veintisiete años, en plena transición, nuestra ciudad vivía un momento esperanzador tras décadas de régimen franquista. No obstante, aún quedaba por derribar el muro que impedía la llegada de la democracia a las instituciones portuenses. Varias generaciones sentían que aquel paso que iban a dar con su participación en las primeras elecciones municipales desde la Segunda República abría un horizonte nuevo para El Puerto. Aquellos fueron los tiempos de Esteban Caamaño Bernal. Arrumbador de la Bodega Terry, sus inquietudes sociales le llevaron a defender a los trabajadores dentro del sindicato USO. Su labor no pasó desapercibida para el partido socialista de Tierno Galván, llegando a la política de la mano del viejo profesor. En 1977 fue elegido Diputado a Cortes, siendo el único en Andalucía de la formación de Tierno. Cuando se produjo en 1978 la integración del PSP en el PSOE, Caamaño, acompañado de una veintena de militantes, se incorporó a la agrupación socialista portuense. El PSOE local estaba formado por tres grupos – “telefónicos”, los “cristianos” de Esteban Caamaño y los militantes fundacionales en torno a Francisco Lara, figura clave en la refundación del partido en El Puerto – que convivían no sin dificultades ni discrepancias internas, como ocurrió a la hora de decidir quién iba a ser el candidato a la Alcaldía. Finalmente, el cabeza de cartel del PSOE fue Caamaño, reelegido diputado apenas un mes antes. Caamaño sabía que la razón de que fuera el alcaldable socialista era meramente electoral, ante la necesidad de oponer una figura popular y de cierto prestigio a Antonio Álvarez. Aunque la pugna en las urnas acabó con la derrota de Esteban Caamaño, sí consiguió frenar la escalada del PSA que un mes antes, en las elecciones generales, se había convertido en la segunda fuerza de la ciudad. Después de aquel envite, la trayectoria de Caamaño se encaminó con éxito por los senderos de la política nacional, autonómica e, incluso, europea. Sirva este breve relato de su participación en un momento decisivo de El Puerto para homenajear a un portuense que se nos fue, pero que dejó el recuerdo de un hombre bueno e íntegro que dedicó los últimos años de su vida a explicar a los jóvenes, entre los que yo tuve el placer de encontrarme, aquella bella página que escribieron “nuestros constituyentes”.
Daniel Gatica Cote

miércoles, junio 28, 2006

UNA MENCIÓN ESPECIAL

DESDE LA CALLE DEL SOL

Para los jóvenes portuenses se iniciaron las vacaciones de verano. El fin de las clases se produjo hace una semana, así como la entrega de las calificaciones y las graduaciones. Un artículo como este no es habitual, pero, como siempre, me arriesgaré. Hace una semana y media tuve la oportunidad de asistir a la graduación de cuarto de ESO del polémico Instituto Javier Uriarte, sí, ese cuyo director, D. Victor García Acedo, sigue las costumbres de la armada y además de hacer distinciones entre (hijos de) oficiales e (hijos de) suboficiales quiere ir excluyendo alumnos civiles. Obviando esta puyita, que no es la razón por la que escribo hoy, quería hacer una mención especial, ya que la honorífica la realizaron en la graduación.
Una mención honorífica en cuarto de ESO no tiene nada de extraordinario, sobre todo cuando queda por delante Bachillerato y una carrera universitaria. Pero tratándose de Miguel sí, porque he podido apreciar como se ha “machacado” para sacar unas magníficas notas y porque se le puede considerar un ejemplo para muchos estudiantes a pesar de su juventud. El sacrificio y el esfuerzo tienen un precio y, por supuesto, una recompensa (nueve matrículas de honor y un diez en este curso y todas las asignaturas con matrículas de honor en tercero). Primero la obligación y luego la diversión es un valor que ha sabido llevar a la máxima expresión. Tanto es así que, además de estudiar, es capaz de practicar su deporte favorito y representar a nivel provincial a su club y El Puerto, lo que demuestra que “solo falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo”, como decía Jovellanos. De hecho, la frase "La Humildad y la Constancia son las claves del éxito" ha sido la seña de identidad de este joven estudiante a lo largo del curso.
En actos como las graduaciones, que para mi modesto modo de ver son excesivas porque se realizan en todos los cambios de ciclo, además del consabido homenaje a los triunfadores, se eleva la moral de los que menos han trabajado y se valora el apoyo de los que están siempre ahí, los padres. Al fin y al cabo son los verdaderos artífices de que todo vaya bien. La educación no es cosa de profesores y maestros, responsabilidad que hoy día recae sobre ellos de forma desacertada, sino de los padres, entre los que hay muchos que creen que con una PSP, una Game boy o un ordenador el niño molestará menos a la hora de la siesta. Gracias a Allāh, no son todos así.
En definitiva, ¡Enhorabuena Molina y a todos aquellos que han acabado un ciclo académico! Ahora toca disfrutar de unas merecidas vacaciones, que el curso ha sido muy largo.
Joaquín A. Bellido

martes, junio 27, 2006

INVASIÓN

BIENTEVEO

Éramos pocos y parió la abuela. Este dicho/refrán refleja claramente lo que se le avecina a nuestra ciudad a partir del próximo fin de semana. Desde el 1 de julio y hasta el 31 de agosto seremos visitados por miles de turistas, que buscando el sol y la playa –y, se supone, alguna actividad cultural- invadirán todos y cada uno de nuestros rincones.

Para una ciudad como El Puerto, dedicada al sector servicios prácticamente al cien por cien, esta invasión pacífica supondrá la obtención de importantes beneficios. Estos visitantes no nos fallan; más bien al contrario, cada año son incluso muchos más los que acuden a este rincón atraídos por nuestra hospitalidad. Durante dos meses estamos a su disposición, y de ellos vivimos el resto de meses. Es nuestro destino y el de todo el país. Somos el sol, el ocio y la envidia de norte de Europa.

Sin embargo, no hay duda de que mientras nuestros visitantes disfrutan los que vivimos todo el año nos encontramos con una ciudad más incomoda. Los accesos al centro, contar con aparcamientos, poder cenar sin reserva, localizar un hueco para la toalla a los largo de 22 kilómetros playas (que ya son kilómetros), o una caja sin cola en un centro comercial, es tarea imposible o toda una aventura que nos recuerda constantemente lo bien que vivimos el resto del año.

Está claro que las infraestructuras existentes andan justitas para los 80.000 habitantes con los que aproximadamente cuenta la localidad, pero muy pequeñas cuando la cantidad se cuadriplica los dos meses fuertes de las vacaciones. Algo habrá que hacer para que unos disfruten plenamente de sus vacaciones y los otros también, porque parece claro que El Puerto y su entorno está para disfrutarse plenamente de enero a diciembre.

Y, si no se consigue, pues aquí estaremos como cada temporada veraniega con los brazos abiertos y nuestra mejor sonrisa; porque si tenemos claro que esta incomodidad sólo dura dos meses, que turismo somos y de turismo vivimos. Y en el peor de los casos es más llevadera esta situación, quizás porque en verano nuestro cuerpo lleva otra marcha, que cuatro días de insufrible motorada.

pipigago@yahoo.es

sábado, junio 24, 2006

ROJO PASIÓN

BIENTEVEO

Por una de esas carambolas del destino que en astrología se celebran con énfasis de experiencias únicas por extraordinarias: cometas que retornan cada doscientos años o eclipses que sólo volverán a extasiar a nuestros tataranietos, estamos siendo partícipes de un doble fenómeno deportivosocial (si es que existe el término) que ya quisiéramos para muchos principios de verano. En los campos de batalla de la Alemania reunificada y moderna del dos mil seis se juegan nuestra dignidad mundial, nuestro honor del Siglo de Oro, un grupo de muchachos de veintipocos años en cuyas botas parece que se esconde la felicidad de este país. Si continúan ganando seguiremos contentos, iremos al trabajo menos irascibles, disfrutaremos con más intensidad del postre y haremos el amor sobrevolando campos de verde reluciente y agitadas telas rojigualdas. Un país una ilusión.
Paralelamente, nuestra ciudad está en capilla de lo que podría ser el inminente ascenso del Racing Club Portuense a la Segunda División B, tras años de arrastrarse por campos de patatas y de temer el momento de volverse fatídicamente continuo ese pitido intermitente que exterioriza el corazón de los enfermos terminales. Una ciudad, un equipo.
Seguramente no soy el único que lleva días preguntándose qué diablos tendrá ese balón de cuero percutido durante noventa minutos por veintidós tíos en calzoncillos de marca para obrar milagros que no hay razón que consiga. Qué tiene que pasar por nuestras molleras para que saltemos del sofá como energúmenos, a pique de ponerlo todo perdido de tinto, cuando un chaval con pecas logra sobrepasar de un cabezazo la línea blanca de dos largueros y un travesaño de los que cuelga una red. Y sobre todo, sobre todo, que hace ese señor que posiblemente sea alguien en su empresa, habrá tenido hijos, sabe usar el taladro y no se perderá una reunión de su comunidad, vestido de flamenca por las calles de Berlín, agitando una pancarta con el toro de Osborne y gritando a por ellos. Seguramente no sea momento de hacerse preguntas, porque como sentencia el refrán, con esa feliz simpleza de todos los refranes, el que no sabe no sufre. ¿Alguien se va a poner ahora a analizar por qué el grupo mediático cercano al gobierno controla la emisión de los partidos del Mundial? ¿Importa de verdad conocer los motivos que han llevado a un empresario del ladrillo a invertir en un equipo de fútbol que tienes menos socios que algunas peñas? Por Dios: fútbol es fútbol.

Ángel Mendoza

viernes, junio 23, 2006

CARTAS DE AMOR...

DESDE LA CALLE DE LA LUNA

Ahora que está tan en boga el uso y disfrute del correo electrónico, resulta que una militante de primera división y un militante de segunda del partido político independientes portuenses, han decidido cartear su desamor cual jóvenes enamorados a través de las páginas de Diario de Cádiz. La prensa rosa nacional –esa que vive de airear las miserias de los demás- se debe andar frotando las manos ante el filón pseudopolíticosentimental que les ha estallado delante de sus propias narices. Lo paradójico de todo esto es que, cuando dos enamorados con “carrera superior” se tiran los trastos a la cabeza, utilizan todo su intelecto para ver quien hace más daño a quien, sin pararse a pensar por un instante el flaco favor que se hacen a sí mismos, y lo que es peor, que le hacen a El Puerto. Si nos paramos a pensar un poco, la verdad es que los portuenses no nos queremos privar de casi nada. Tenemos espectáculo asegurado allá por donde vayamos, incluso creo que ya hemos pasado a ser clásicos en los estudios que realizan las grandes empresas sociológicas para explicar como se degradan las ciudades con señorío como lo fue la nuestra. Quiero pensar que tan sólo les mueve dos su afán por mantener el aseo democrático dentro del partido al que pertenecen, porque como decía Pío Baroja en su libro Los amores tardíos, el dinero es el gran disolvente de todas las virtudes. Se empieza vendiendo chocolate o zapatillas, se sigue vendiendo acciones de sociedades y se acaba vendiéndolo todo, aunque sea a la mujer y los hijos. Cierta clase de dignidad necesita un clima espiritual especial, una temperatura fija; pasada ésta, o no llegando a ella, esa dignidad se pierde. El dinero es el gran putrefactor social, el gran disolvente. De todas formas mal ejemplo el de estos dos ex-concejales. En fin, allá ellos, que con su pan se lo coman. Probablemente tenga algo que ver con todo esto la entrada de las calores, ya que como es sabido, cuando se acerca la noche de San Juan, todo es posible, al menos todo lo sobrenatural, por algo es la noche más corta del año. En esta ocasión imagino que los vecinos de Crevillet harán uso de esas horas nocturnas mágicas, en las que "los espíritus salen de paseo" y se producen fenómenos extraños, para además de realizar su tradicional “quema de juanillos”, encomendarse y rendir tributo al astro que da luz y calor en su día de mayor intensidad, pidiéndole que no pierda su fuerza ni su vigor para que nos libre de una vez por todas de las garras del maligno. Es el sueño de una noche de verano. Amanece sobre El Puerto y que salga el Sol por donde quiera.


Manolo Morillo

lunes, junio 19, 2006

LA SONRISA DEL JAMÓN

BIENTEVEO

La fórmula es bien antigua: Uno tiene que aprender de sus mayores a ser honesto y trabajador. Esa dualidad, esas cualidades, honestidad y trabajo no pueden dar malos frutos. Luego vendrán otros factores genéticos y de aprendizaje, como la simpatía, el ingenio o la educación que dan como resultado un empresario que triunfa en la medida que el mismo quiera triunfar. Es decir que le vayan bien los negocios, sin necesidad de explotar a los trabajadores, darle coba a los proveedores, abusar de la clientela, o crear imperios que luego se puedan deshacer con los cambios generacionales y las ramificaciones familiares.
Al empresario, cuando lo conocí, tenía el gesto serio: era una persona adusta a la que, según pude comprobar le fue cambiando el semblante para tener hoy una sonrisa casi permanente, no ya con sus clientes, sino con el universo mundo en general. Sabe ver la vida con los ojos de la ilusión, a pesar del poco más de medio siglo –perdón por la indiscreción- que lleva sobre los hombros y que además no se le nota. Además llama a las cosas por su nombre.
No tiene un negocio fácil, a pesar que no hay nada más bonito que tratar con personas, darles de comer, y que luego lo vayan contando. Y es que la hostelería ata al negocio, dificulta la vida familiar e impide la prolongación de la vida social.
Pero hete aquí que el empresario, gracias a la confianza que puso en el su padre, nombrándolo gerente de los diversos negocios con los que fue expandiendo a su empresa hasta formar un grupo hostelero, fue modernizándose en la tradición y creando productos singulares, tanto en las ‘tascas distinguidas’, como en las delicatessen que en estas se pueden degustar, y el trato –diferente- que en ellas se recibe de su equipo humano.
Estoy seguro que Pepe Fernández, desde su restaurante bar Jamón en El Molino Platero –y desde los otros negocios que dirige con sus hermanos- está reflexionando en clave de innovación, para hacernos todavía más felices dándonos de comer. Con el jamón como línea argumental, ahora creando unos Premios Taurinos y mañana con otras líneas de negocio. Y es que a Pepe le gusta más meterse en los charcos…


JOSÉ MARÍA MORILLO

sábado, junio 17, 2006

LA PROFESIÓN VA POR DENTRO

BIENTEVEO
He leído en algún sitio que la tasa de empleo de los titulados en Formación Profesional en Andalucía es del 90 %, porcentaje que supera con creces el de universitarios ocupados. El mercado laboral acoge, con los brazos abiertos, a electricistas y carpinteros, pero les niega el derecho de admisión a maestros e historiadores. Universitas inoperantium officina est: la universidad es una fábrica de parados (en traducción de Emilio Flor que, como todos ustedes conocen, sabe latín).
La capacitación para el desempeño cualificado de una profesión parece el camino más corto para ingresar en la murga de los currelantes. Se alegra uno del merecido prestigio de la Formación Profesional: antes de pisar las frías aulas de la Universidad, tuve la suerte de ser alumno de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia. En mis tiempos, salvo honrosas excepciones, el que acumulaba virtudes académicas que hacían presagiar una brillante carrera como hombre de provecho, cursaba el Bachillerato Unificado Polivalente. El que “no servía para estudiar” y aún estaban en edad de merecer atención escolar, desembarcaba en los talleres de la Plaza de Elías Ahuja.
Yo entré en SAFA en el curso 1977-1978, en la rama de Administrativo y Comercial. Contradiciendo la opinión de mi tutor, opté por la FP buscando aprender un oficio que, en poco tiempo, me permitiera emplearme en alguna oficina y así poder ayudar a reflotar nuestra maltrecha economía familiar. Pocas veces en mi vida he tomado una decisión más acertada: le debo a aquellos maravillosos años el privilegio de poder contar con un puesto de trabajo que hoy me proporciona una situación laboral estable y desahogada.
Vinieron luego estudios de más enjundia, carreras universitarias que certificaron que sólo sé que no se nada, pero fue aquella formación, basada en el saber hacer, la que me libró de pasar los lunes al sol. La contabilidad, la taquigrafía, las prácticas de oficina, la estenotipia (que descubrimos que no era una enfermedad sino una asignatura) y, sobre todo, la mecanografía, fueron la llave maestra que nos abrió las puertas de muchas empresas.
Todavía hoy, coloco los dedos en el teclado del ordenador y oigo la voz del Padre Martínez diciendo “ya”, el crepitar metálico de aquellas Olivettis 98, el ring que anunciaba que nos acercábamos al margen derecho, el acento, que a veces se atascaba. Y nuestros dedos como galgos, acortando el tiempo, achicando los textos, enfermos de velocidad y pulsaciones.
PEPE MENDOZA

viernes, junio 16, 2006

¡QUIEREN MINAR LA IMAGEN DE URBANISMO!

DESDE LA CALLE DEL SOL

Tal día como ayer, se celebraron en España las primeras elecciones democráticas tras la dictadura. Adolfo Suárez agrupó el voto de una mayoría de españoles deseosos de la transición, aunque temerosos aún de dar su voto a la izquierda o a la derecha. La moderación y el equilibrio ganaron aquellas elecciones libres y permitieron el paso a la democracia. La ilusión se insinuaba en los rostros de quienes se acercaban a los colegios electorales para ejercer el anhelado derecho a votar.
Aquellos políticos eran respetados ya que representaban la libertad, los debates eran interesantes puesto que trataban de construir una nueva coyuntura socio- política. Hoy día los debates se tornan grisáceos y si los trasladamos a la vida política local la cosa se afea aún más. Se habla de construir, pero no un futuro para los portuenses, sino de cuentas bancarias personales, terrazas y piscinas sin las correspondientes licencias, viviendas en lugares catalogados como suelo comercial, y un sinfín de locuras que en nada representa aquel sueño e ilusión que suponía acercarse a las urnas el 15 de Junio de 1977.
A nivel local, la política resulta, cuando menos, patética. La vocación de servir a los demás no existe en determinados munícipes. Solo importan los intereses personales y aferrarse a un sillón aun a sabiendas de que los errores y las negligencias pueden transformarse en presuntos delitos. Da igual el campo que se nos antoje analizar, la mierda llega al techo y la desconfianza de los ciudadanos es total, aunque alguno dedique la tinta regalada en una página de cualquier diario a prepararle el camino “al candidato” que fue miembro de este ejecutivo. Se entiende, porque el clientelismo no se ha inventado ahora, ya existía en épocas antiguas, pero no se comparte.
En el caso de Urbanismo, “el aferrado” al sillón del palacio de Valdivieso, allá por la Calle Sol, cree que la oposición y otros grupos contrarios a los atropellos que nos tiene acostumbrado –Casa de las Cadenas, Hospital de mujeres del S. XVIII, la expansión urbanística de la zona oeste, Pinar de Coig, “su” piscina, “su” terraza, los pinares, ¿qué queda por devastar?- pretenden minar la imagen de la institución. Institución, político, persona, ¿de qué hablamos? La oposición y, probablemente, una gran parte de la ciudadanía portuense quiere su cabeza, pero nadie habla de la persona y mucho menos se cuestiona el papel y la importancia de urbanismo. Se plantea la dimisión del político, cuya gestión ha sido y es nefasta para El Puerto, en dieciséis años no ha avanzado en nada. Los problemas de la ciudad siguen siendo los mismos: droga, paro, falta de viviendas –para los jóvenes, para la gente humilde-, ¿hasta cuándo va a seguir esto así?

Joaquín A. Bellido

jueves, junio 15, 2006

TODOS SEREMOS CÓMPLICES

BIENTEVEO

En la última semana se han producido en nuestra ciudad dos hechos de extraordinaria importancia. Por un lado ha entrado en funcionamiento el nuevo servicio marítimo de transportes con las nuevas embarcaciones que cruzarán la bahía diariamente. Por otra parte, el pasado viernes fue aprobado por el pleno municipal el documento de aprobación provisional del PGOU. Ambas decisiones incluyen algunos aspectos que torpedean uno de los pilares fundamentales del progreso de un territorio y de un pueblo: la defensa y preservación de su patrimonio histórico.
La desleal competencia que los catamaranes hacen al Adriano III ofertando una exclusiva tarifa subvencionada, los obstáculos que desde el Consorcio de Transportes y autoridad portuaria se ponen a la empresa portuense prohibiéndole el uso de la nueva estación marítima de Cádiz, la ausencia de una solución viable desde las instituciones públicas que garantice el futuro del “vaporcito”, el estado de abandono y deterioro del muelle, (sirvan de ejemplo las banderas hechas jirones que lo “engalanan”) son factores que vislumbran un aciago futuro para este Bien de Interés Cultural que, por cierto, no parece interesar a algunos portuenses.
En cuanto al PGOU, la no catalogación del conjunto urbano de Campo de Guía dentro del nivel integral de protección abre el camino a la desaparición de una de las señas de identidad más genuinas de El Puerto. Este ensanche bodeguero de la primera mitad del siglo XIX, único en la geografía vitivinícola y que constituye uno de los complejos fabriles más importantes desde el punto de vista patrimonial y de la arqueología industrial, está formado por un entramado perfecto de edificaciones y calles cuyo trazado fue pensado para racionalizar los espacios urbanos destinados a la producción vinícola. Cambiar la fisonomía de este espacio supone socavar el patrimonio histórico portuense porque, como acertadamente señala la Catedrática María Dolores Antigüedad, “el sentido monumental de Campo de Guía no lo constituyen las arquitecturas notables, sino una organización urbana que se conforma como una armonía muy característica y cuya desaparición supondría para la población la mutilación y la pérdida del sentido individual que El Puerto de Santa María tiene como testimonio de su historia”. Y si permitimos que estos acontecimientos ocurran sin mostrar siquiera nuestra oposición, todos seremos cómplices.

Daniel Gatica Cote

martes, junio 13, 2006

CARACOLES

BIENTEVEO

¡Lo que dá de sí un vaso de caracoles! Me explico. El pasado domingo me levanté con ganas de comerlos, y como una no es nada cocinera, pues fiambrera en mano me dirigí al barrio alto en busca del establecimiento y el ansiado caracol. Buscando un lugar abierto, y después de numerosas vueltas, ya que en esta zona siempre me lío, di con la calle Cruces donde por fin encontré lo que tanto quería.

Durante los minutos que estuve desorientada me di de bruces con la fachada de El Hospitalito, comprobando el buen trabajo, que los alumnos de la escuela taller llevan realizando en el mismo desde hace muchos, con el objetivo de convertirlo en sede del Museo Arqueológico. También me fijé en el estado de la mayoría de sus edificios ( viviendas). Es una pena que los propietarios de las mismas no se preocupen de las rehabilitaciones ni que tampoco se cuenten con ayudas públicas suficientes, como las puestas en marcha en Cádiz o Jerez, para convertir de nuevo a El Puerto en la ciudad de los cien palacios.

Es de agradecido reconocer las rehabilitaciones efectuadas por las distintas administraciones públicas en edificios como el mencionado anteriormente y el centro Alfonso X El Sabio, San Luis Gonzaga, antiguo Matadero, ayuntamiento de Isaac Peral, Palacio de Purullena, etc, pero al mismo tiempo, es preocupante ver como se ha dejado que el parque de viviendas y sus calles se deterioren. Está claro que los blanqueos anuales ya no dan resultados, y que se necesita más que una mano de pintura para que podamos disfrutar de todo su esplendor.

El nuevo PGOU, aprobado la pasada semana, en su fase provisional, introduce normas de protección que afectan, según publicó ayer este periódico, a 550 edificios de nuestro Casco Histórico pero como propietarios y administraciones no se pongan las pilas mucho me temo que poco se podrá recuperar. Después nos quejaremos de que los turistas solo acudan a nuestras playas y a la Ribera del Marisco, y que se trasladen a otras localidades a disfrutar de sus centros urbanos e históricos.

Reconozco que se han dado pasos importantes pero no son suficientes para poner en pie toda la zona como se merecen sus vecinos. Y es una lástima que los visitantes no se acerquen a conocer sus numerosos encantos, y a especialmente la hospitalidad de sus habitantes. Y claro está sus caracoles.

Pipi GAGO FORNELLS

domingo, junio 11, 2006

EL ÁNGEL EXTERMINADOR

LAS SIETE ESQUINAS

Aprovechando que los Testigos de Jehová han colocado,-- junto al Teatro Principal, hoy Caja Rural del Sur, donde por último estuvo el carrillo de Severo--, un chiringuito, un tingladillo, un puesto, un tenderte, o un stand, que no sabe uno cómo decirlo para no ofender –porque se ofenden--, para, dicen, hacer propaganda de la Biblia –la suya-- y, de paso, hacer prosélitos a los incautos que se paran a escucharlos, me he acordado de las exquisitas tapas de sangre encebollada, sangre con tomate y morcilla que ponían en el Bar La Concha, esquina y vuelta del Teatro. Por eso mismo, y por asociación de ideas, se me ha venido a la memoria lo del Éxodo (12, 1-8. 11-14). Y es el pasaje de lo que el Señor le dijo a Moisés y a Aarón en tierra de Egipto sobre matar un cordero o un cabrito, sin defecto, macho y de un año y con su sangre rociar las jambas y el dintel de las puertas de la casa, para que cuando pase el ángel exterminador, no hiera a los primogénitos, desde los hombres a los ganados. La sangre sería la señal y, en la casa donde estuvieran pintados el dintel y las jambas de las puertas, pasará de largo y no habrá para ellos plaga exterminadora, etc.etc.
Pero, si para no ser exterminados debió hacerse eso, sobre el ángel exterminador, no añade el libro sagrado más pormenores, ni en qué se ocupaba el exterminador en el tiempo libre. Al parecer lo calla. Pues yo se lo digo: han aparecido unos papiros, según dicen, en el subsuelo de la Plaza del Polvorista (se comenta que apócrifos, pero los escrituristas consultados opinan que son unos auténticos “decretalia impúdica”) que afirman, en arameo tardío, que el ángel exterminador, antes del 6 del 6 del 6, esto es antes del 6 de junio de 2006, fecha del nacimiento del Anticristo, deberá tener pintadas de amarillo una sola de las aceras que le venga en gana, de las calles que le vengan en gana. Pero una sola.
Más que ángel exterminador, dicen los Santos Padres, en varios tratados de apologética y dogma consultados, que se trata, indudablemente del “peligro amarillo”. San Procopio de Alejandría, siguiendo a San Ignacio de Patmos, no se explica el supuesto texto sagrado --hallado por unos arqueólogos, según unos, en una esquina de la acera del “espacio escénico”, terriza; otros dicen que dentro de las tinajas del solar de Larga con Palacios, y aun otros, que han sido encontrados en unas cloacas del Ayuntamiento--, y lo atribuye a herejes primitivos, presos del diabólico error bilioso-crisoelefantino, ya denunciado por San Aurelio de Caledonia, en el III Sínodo de Sidueña. En efecto, afirman ser herejía, condenable, desde el XXI Concilio de Barbate, obligar a aparcar, para siempre jamás, en una sola acera, con la consiguiente polución para el medio ambiente de los gases del arranque, los acelerones, las dubitativas y reiteradas maniobras “al golpe” de los aparcamientos, la parada en marcha, el estacionamiento permanente, el acopio, bajo los carruajes, de grasas minerales, de basuras, miasmas, excrementos humanos, majadas de semovientes, meadas de animales, racionales o irracionales, y demás cochambres, inmundicias y desperdicios, además de los contenedores permanentes con sus lacerantes y nauseabundos olores y los muebles y enseres inservibles depositados, a más de la incitación, solapados en todo ello, a actos atentativos a la moral y buenas costumbres, impidiendo la necesaria limpieza, higiene y barrido, impedimentos que atentan gravemente a la salubridad de los ciudadanos y son foco de enfermedades, epidemias y alergias.
Se han mandado a la Universidad Pontificia de Comillas los papiros hallados porque, en alfabeto romano, hay unas extrañas interpolaciones marginales, de época posterior, que reproducen el lema de una empresa heráldica castellana, aunque oriunda de Asturias pasada por Rabita-Ruta y la alquería de Pernita, que dice textualmente: “Después de Dios, la Casa de Quirós”, sin que se sepa qué es lo que pueden significar y si, además de herejía, constituyen blasfemia. Al parecer, según el Catedrático en Sagrados Cánones y Decretales, Excelentísimo Sr. don Arcadio Ponte de San Alejandro, hacen referencia críptica al anónimo autor de las ya calificadas como “Decretalia impúdica”.
Sea lo que fuere, es una cochambrería lo que han hecho. Quede dicho.

P.S. Me llegan noticias de que se han reunido, con carácter urgente y extraordinario, el Senado y el Sanedrín del Barrio Alto, en la Sacristía de una prestigiosa bodega de la calle Zarza, y han acordado, por unanimidad, ir a la desobediencia civil en favor de los perjudicados con el aparcamiento para siempre jamás en sus aceras, quienes deberán pagar nada más que la mitad de la tasa de basuras, la mitad del I.B.I., la mitad del Impuesto sobre la Circulación de los Vehículos, la mitad del Impuesto de entrada de carruajes, y, en caso de venta o herencia de esos inmuebles, la mitad de la cuota que resulte de Plus Valía, proscribiendo el “peligro amarillo” y retirando el saludo al ángel exterminador, cuya dimisión se pide. De todo lo cual se levantó acta.
Luis Suárez Ávila

sábado, junio 10, 2006

CARRERA POLÍTICA

BIENTEVEO
Tuve un maestro que se metió a político y anduvo por ahí arriba unos cuantos años, hasta que se cansó o lo cansaron, o las dos cosas, y decidió volver a lo suyo: a coger la tiza y enseñar la tabla del siete, el objeto directo y los ríos de España. No por lógica la historia empieza a resultar poco frecuente, una rareza casi. Lo que se extiende como práctica, peligrosamente consolidada, es que el que llegue a la política se lo tome como un infinito funcionariado o un apostolado inquebrantable, irreductible, aunque con poca austeridad monástica, por cierto.
Han crecido al abrigo de los ayuntamientos, las diputaciones, las delegaciones, las consejerías y la madre que parió a ese pozo sin fondo horadado en la democracia por los que viven de ella, toda una clase de profesionales del sueldo fijo más comisiones, más dietas, más “colócame a mi primo aunque sea de conserje” que no se bajan del carro ni aunque se queme el carro. De modo que lo que tendría que ser un paréntesis en la actividad habitual de alguien, un tiempo con fecha de caducidad consagrado a ese espacio de la vida pública donde supuestamente se pueden cambiar cosas, se convierte en el punto y seguido de una costra de mantenidos que lo único que cambian de verdad es su cuenta corriente, su sonrisa para la foto y la vida del primo aquel a quien enchufaron de conserje.
Abre uno el periódico esta mañana de junio de 2006 y están las mismas caras de hace dos junios o siete o trece. Los hemos visto engordar, perder pelo, agriársele el carácter, suavizársele las ideas. Un día me encontré en un supermercado a un concejal y lo saludé, instintivamente, con la cercanía con la que lo hago con un tío o un primo hermano o un buen amigo de la infancia. Seguramente por eso su respuesta fue igual de cordial: porque se saben como de la familia.
El domingo pasado escribió en estas páginas Francisco Ferraro que uno de los males del mundo de la política es su creciente profesionalización, su perverso olor a cerrado. No sé si conoce El Puerto, pero aquí ese mundo ha degenerado en mundillo; como el del corazón. Generan en la ciudadanía los mismos sentimientos que el sobado microcosmos rosa: una indiferencia fruto del asco, algo de lástima hacia quienes no encontraron una forma más digna de ganarse la vida, y la incómoda sospecha de que se están quedando con nosotros.
ÁNGEL MENDOZA

viernes, junio 09, 2006

DE LA SALLE

DESDE LA CALLE DE LA LUNA

Cornelius, en su didáctica Magna, pide al maestro que instruya a sus pupilos semel et omnes simul, "todos juntos al mismo tiempo". Año 1679: a las puertas de la residencia de las Hermanas fundadas por Nicolás Roland, se produce un encuentro fortuito entre Adrián Nyel y Juan Bautista de La Salle. Se está gestando el embrión de la primera escuela popular de niños en la ciudad de Reims. En una reunión semisecreta se discuten las condiciones para la fundación de las escuelas de caridad que las parroquias remenses van a propiciar con el apoyo económico de algunos nobles de la ciudad. Sin pretenderlo, de la Salle se vio inmerso en la organización interna de estas escuelas. Aquí se gestó el embrión de su posterior obra. Las dificultades por las que tuvo que atravesar, le condujeron a pensar en métodos y programas que mejoraran la calidad de la enseñanza. En este sentido bien puede decirse que fue un genio de la educación popular, abrazó a todas las clases y condiciones de la sociedad. Haciendo las escuelas populares gratuitas, abarcó las necesidades crecientes de la época en que vivió, y fue eslabón cierto para las generaciones venideras. De la Salle está considerado el mayor de los educadores avanzados del siglo dieciocho y entre los más grandes pensadores y reformadores educativos de todos los tiempos. Al establecer su instituto, tenía en mente, principalmente la escuela primaria y elemental, la cual fue la real razón de ser de la existencia de los hermanos de las Escuelas Cristianas. Remontándonos en el tiempo nos situamos ahora en El Puerto en la segunda mitad del siglo XX. El Colegio de La Salle empieza sus clases en el curso 1960-61 gracias al entusiasmo del Hermano Ignacio –fundador del mismo-, y al apoyo económico de familias pudientes de la ciudad. La historia se repite, los hijos de las familias humildes del ahora llamado Barrio Alto, encontraron en este colegio una salida airosa al futuro escolar incierto al que se veían abocados. Entre amarillentos Cuadernos Rubio de cuentas y problemas, y la caligrafía en tinta china, La Salle fue el primer centro abierto de sol a sol que hubo en El Puerto, siendo pioneros de ludotecas, deporte para todos y de encuentros con la naturaleza en las Canteras de la localidad vecina de Puerto Real. Las calles Cielo, Zarza, Cruces y Rosa eran y siguen siendo las principales arterias de comunicación con su entorno más cercano, ampliadas actualmente hacia la Zona Norte y el Palmar de la Victoria. Los niños de entonces dirigen ahora los destinos de la ciudad que en su momento supo acoger con visión de futuro a los hermanos de La Salle. Ahora que están inmersos en la ampliación de sus instalaciones educativas para adecuarse a los tiempos modernos, necesitan de nosotros. Es nuestra oportunidad, no la desaprovechemos. Amanece sobre El Puerto y que salga el Sol por donde quiera.

Manolo Morillo
http://manolomorillo.blogspot.com

lunes, junio 05, 2006

DÍA DEL MEDIO AMBIENTE

BIENTEVEO

Pues sí, hoy se celebra un día que las Naciones Unidas decidieron dedicar al medio ambiente, a reforzar el compromiso de los ciudadanos y de las instituciones para conseguir un mundo mejor, donde todos los seres vivos tengamos derecho a vivir.

Pero algunos han convertido este día en una especie de fiesta para proclamar logros inexistentes; actos y publicidad a costa del dinero público. Sinceramente, no sé cómo el concejal de Desarrollo (in)Sostenible tiene la osadía de presentarse hoy para alardear ¿de qué? Ha ido un año nefasto para nuestra naturaleza, uno más. El Equipo de Gobierno sigue empeñado en recalificar los valiosos pinares y retamares, intentando engañar a la población. De nada les ha servido, ecologistas y diversas entidades y ciudadanos de El Puerto pusieron en evidencia esta maniobra y han conseguido paralizar los convenios urbanísticos, esos contratos vergonzosos por los que, a cambio de pagos al Ayuntamiento, se iba a permitir a los especuladores urbanizar zonas forestales y eximirles de la obligación de construir viviendas de protección oficial. ¡Y esto con el apoyo de un concejal que se autodenomina socialista y promotor del desarrollo sostenible! ¡Qué falacia!

Este año ha seguido la implacable destrucción de arboledas. A cada nueva tala, nueva zona a urbanizar. Se han abandonado parques y jardines, unos cerrados por la inoperancia del concejal, otros ni siquiera se han abierto al público y languidecen ante el absoluto desinterés de García de Quirós. Es curioso comprobar como este concejal no suele faltar a las corridas de toros, ni a las inauguraciones de obras, ni a eventos sociales (todo gratis, claro), pero nunca ha asistido a debates públicos sobre el medio ambiente, ni a visitar zonas forestales en peligro de urbanización (a los que ha sido reiteradamente invitado), ni a la inauguración del nuevo Parque del Guadalete, haciendo un feo a su propia Consejera de Medio Ambiente. Pero cuando vino la Consejera de Obras Públicas a poner la primera piedra del puente sobre la N-IV, allí estaba.

No sé por qué tenemos la desgracia en El Puerto de que, salvo contadas excepciones, el Medio Ambiente siempre se lo encargan a los más inútiles. Dicen que la ignorancia es atrevida, pero con un poco de buena voluntad, incluso los más ignorantes pueden hacer una gestión honesta, basta con contar con la colaboración de personas y entidades que trabajan altruistamente por el medio ambiente. ¡Ojalá tengamos un día un concejal de Medio Ambiente con el que podamos festejar todos este día tan señalado!
Juan Clavero Salvador

domingo, junio 04, 2006

¿EL FINO ALARGA LA VIDA?


LAS SIETE ESQUINAS

El consumo moderado de vino blanco reduce la tensión arterial, permite respirar mejor a quienes tienen problemas de ventilación, aumenta el colesterol bueno gracias a los antioxidantes de la pulpa de la uva, previene las enfermedades cardiovasculares e incluso diversos tipos de cáncer; todo ello asociado a un consumo moderado y a una dieta sana y equilibrada; vamos, a una dieta mediterránea que diríamos por aquí. Al menos eso dicen los estudios de la prestigiosa Universidad Católica de Chile o el Brighan and Women’s Hospital de Boston, pasando sus conclusiones a los Anales de Medicina Interna de la Sociedad Médica Americana, entre otros trabajos de investigación.
Aquí parece que eso se ha olvidado, a la vista del casi inexistente consumo de nuestros vinos finos, y al goteo constante en la desaparición de las Bodegas, que durante los siglos XIX y XX más de 70 firmas se dedicaban en El Puerto a la cuestión vitivinícola y a la exportación de nuestros caldos a Europa y el mundo mundial.
Y esto ocurre cuando días pasados se ha celebrado en la bodega del Castillo de San Marcos, el III Encuentro Andaluz de Vinos y Licores, donde más de 32 expositores han dado a conocer sus productos a las delegaciones provenientes, entre otros países, de EEUU, Japón, Corea del Sur y la mayoría de los de Europa. Y es que las bodegas sobreviven con los licores, brandies y bebidas de origen foráneo, ante la crisis permanente de la producción, comercialización y consumo de nuestros Vinos Finos. En la ciudad vecina de Jerez, el Salón Vinoble ha venido a buscar otra veta de salvación de nuestros mejores vinos, los de mas de 30 años, como iniciativa bianual en el Planeta de los Vinos. Y es que ante un mundo globalizado, con ofertas internacionalizadas, otras son las formas y los productos que se enfrentan al mercado mundial. En Francia, las estadísticas ponen de manifiesto la baja densidad de enfermedades coronarias y es que tienen el índice más alto de consumo de vino per cápita de Europa. Chinos y japoneses, avispados, ya se están interesando por nuestros productos.
Pero ¿qué pasa con nuestros vinos? ¿Qué ha pasado siempre? La crianza biológica del Vino Fino, la acción de las levaduras que conforman nuestros caldos, se están revelando como unas eficaces coadyuvantes que retrasan el envejecimiento, actuando como antioxidantes. Esa es la hipótesis que quieren demostrar los estudios encargados por el Consejo Regulador del Montilla-Moriles, al que parece ser, también se ha sumado el del Marco del Jerez-Xérès-Sherry. Un estudio a largo plazo que vendrá a demostrar –o al menos eso pretenden- que el consumo moderado de nuestros vinos, criados con nuestras levaduras y en nuestros microclimas, alarga la vida. Que le pregunten si no a los que conocieron a aquellos tres célebres vinateros, los ‘Tres Manueles’: Manuel Barbadillo, Manuel Argüeso y Manuel María González Gordón, quienes superaron con creces los ochenta y muchos años de vida y alguno hasta cruzó el umbral de los noventa. El último de ellos, genio y figura, iba al Rocío, a caballo, con sus ochenta y muchos años, siendo un responsable consumidor de los vinos de nuestra zona de producción.
Seguro que, Juan Carlos Gutiérrez, de Bodegas Colosía; Edmundo Grant, de la Bodega de su apellido; Manolo González, de Bodegas Obregón, y las grandes marcas como Osborne, Caballero, Terry y 501 están esperando como agua del mes pasado que los investigadores demuestren esas tesis. Que esos estudios vengan a sacar de la situación casi agónica por la que atraviesa el mercado de los Vinos Finos, que permanecen ahí, gracias al tesón y al mantenimiento de la tradición de unos, y al empuje empresarial de otros. Nuestro vino, nuestra cultura, nuestra historia y nuestra gente se merecen que las levadura sacaromyces vengan a corroborar lo que ya sabían aquí los antiguos: que una copa de vino fino, alarga, entre otras cosas, la vida.
JOSÉ MARÍA MORILLO

sábado, junio 03, 2006

EL CÓDIGO MORESCO

BIENTEVEO

En todo este vodevil zafio de conspiraciones urdidas en la sombra por el Partido Popular, el argumento central no es, lo que se dice, un prodigio de originalidad: concejal que inventa excusa peregrina y abandona el partido en el que se crió políticamente para ingresar en una formación que lidera las encuestas. Señalar está muy feo, pero esa película ya la hemos visto.
Confieso que nada de lo que El Código Moresco cuenta ha conseguido sorprenderme. El hilo conductor de la historia hilvana acontecimientos demasiado previsibles. Un cargo público de perfil bajo, afable y parece que honrado, que dilapida en dos meses la imagen de hombre veraz que ha cultivado durante quince años (“con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver”). Un alcalde traicionado que declara que Roma no paga a traidores (El Puerto, sin embargo, sí, y muy bien: él hizo el camino inverso de Moresco). Un secretario local socialista que afirma que la proclamación como número uno del ex independiente es una afrenta a los militantes populares (también la suya dice mucho del mal momento que atraviesa el PSOE portuense). Una concejala de IU que ofrece a la opinión pública, tras arduas investigaciones, la trabajada conclusión de su grupo: es una jugada del PP.
Dos escenas, sin embargo, sí que logran conmover y asustar al espectador. Por un lado, la imagen triste, rozando el patetismo, del hasta hace uno días líder del Partido Popular en nuestra localidad. En sus escasas apariciones en los medios parece un deudo abatido que vela su propio cadáver político. La decepción va por dentro, pero las apariencias, como el algodón, no engañan, por mucho que se esfuerce en disimular combinando las dos únicas palabras que el manual del buen militante le autoriza a recitar: “intenso debate”, “debate intenso, “intenso, intenso”, “debate, debate”.
Aunque lo que verdaderamente ha logrado angustiarme ha sido la más que probable irrupción del presidente provincial del PP en la política local. Parece que entre sus proyectos político-laborales (vienen a ser los mismos), el Sr. Sanz contempla ir en puestos de salida en nuestra ciudad, en las elecciones locales de 2007. Él lo ha desmentido lo que, conociendo el valor de la palabra de Sanz, quiere decir que va a ser que sí. Agárrense a junior, que vienen curvas.
Ya sólo falta que el Gran Maestre Cabañas se anime y se presente por El Poblado de Doña Blanca, que, de aquí a entonces, lo mismo es ya una realidad nacional.

Pepe Mendoza

viernes, junio 02, 2006

¿DE ENHORABUENA?

DESDE LA CALLE DEL SOL
Puede resultar pedante volver a recordar que el deporte portuense está en un buen momento, pero la realidad es más que evidente. Si hace tan sólo una semana tuvimos en El Puerto un campeonato de Andalucía de Baloncesto Infantil Masculino con equipos como Caja San Fernando o Unicaja, ahora nos llegan las chicas del cadete del Poullet entrenadas por Juan Jesús Pérez y Elvira Hernández y ganan, en Cartaya, el campeonato de Andalucía de Voleibol con todo lo que esto significa.
En realidad significa dinero, el problema de siempre. El presidente del club, Pepe Hernández, está como loco buscando el tan ansiado recurso para que este equipo participe en la Fase Intersector del Campeonato de España en las Islas Canarias, pero el apoyo es inexistente. Deporte, ¡qué bonita afición! Todo el esfuerzo de una temporada se puede truncar porque no hay euros. Ser entrenador o directivo no tiene precio, mejor dicho no está pagado. Durante todo un año, y uno tras otro, se ven las mismas caras en el pabellón o en la ciudad deportiva. Gente que no cobra por el trabajo realizado, cuya dedicación supone una gran cantidad de horas a fondo perdido, lo cual, a su vez, conlleva disgustos conyugales y problemas familiares. Su labor no es fácil y, por supuesto, no están hechos de una pasta especial, como se suele decir de los toreros o los grandes atletas. Son personas con entusiasmo y con vocación deportiva y humana.
Llevamos años observando los problemas de la juventud –alcoholismo y drogas-, buscando alternativas a los botellones, pero las soluciones no llegan. ¿Qué hay en El Puerto para los jóvenes? ¿Dónde están las zonas de Ocio? ¿Qué actividades se proponen para los mismos? Un fin de semana tras otro las opciones son las mismas Bahía Mar, El Paseo, consumismo, sólo consumismo. Una de las alternativas la tenemos delante, el Deporte. Y sin embargo, el apoyo desde la iniciativa privada es escaso, por no decir nulo. Durante años nos han vendido que el turismo es la salida de nuestra querida autonomía, provincia y localidad. Pero, ¿dónde está el apoyo a esos grupos humanos que con orgullo llevan el nombre de su localidad a todos los rincones de Andalucía y España? Las chicas de “Pere” van a Canarias, ¿no es un buen escaparate para promocionar la ciudad? “Ven al Puerto, ven…” No, mejor promocionamos El Puerto en FITUR, en muestras de Turismo Rural en el Monasterio de la Victoria, etc.
Aunque no lo creamos los chavales que practican deporte, sea cual sea, aunque en los últimos años los éxitos provengan del baloncesto, el rugby y el voleibol, llevan el nombre de El Puerto a muchos rincones, representan a Cádiz y Andalucía en los CADEBA y en los Campeonatos de España, pero nadie valora este aspecto de promoción y mucho menos se respeta el trabajo silencioso y continuado de monitores y directivos –están locos-. Suerte al Poullet en el Intersector y enhorabuena por el trabajo que realizáis.
Joaquín A. Bellido

jueves, junio 01, 2006

EL CANDIDATO

BIENTEVEO

El pasado lunes el comité ejecutivo local del PP dio su aprobación a la propuesta de la ejecutiva provincial de que Enrique Moresco sea el candidato a la Alcaldía en las elecciones municipales de 2007. Los movimientos internos que se han producido en las últimas semanas en la agrupación popular han precipitado un anuncio que probablemente no debía haberse realizado hasta el otoño de este año. El presidente provincial Antonio Sanz ha elegido una alternativa equivocada a la hora de solventar las discrepancias de algunos militantes populares. Lo más lógico hubiera sido una llamada al orden y a la disciplina del partido en el sentido de posponer cualquier debate en torno a la figura que encabezará el proyecto del PP en El Puerto. Lo importante en una coyuntura política en la que las expectativas electorales son inmejorables y en la que soplan vientos de cambio en el gobierno municipal es manifestar de cara a la opinión pública un horizonte de seguridad, tranquilidad y estabilidad orgánica. Y lo fundamental de la única alternativa a IP con fundadas posibilidades de éxito debe ser la definición de un proyecto político que permita a los portuenses dejar atrás un periodo de incertidumbre institucional – sobre el actual Alcalde pesa una condena, aunque recurrida, de inhabilitación – y en el que aparecen preocupantes noticias sobre algunos responsables del gobierno de la ciudad. La persona llamada a encabezar el programa del PP debe ser aquella que, además de su honestidad y vocación de servicio público, sea capaz de encarnar el espíritu liberal de este partido y aporte ese plus electoral necesario para alcanzar la Alcaldía. Enrique Moresco cumple estos requisitos. Persona honesta, sencilla y cercana, de lo cual pueden dar testimonio numerosos portuenses, incluso sus rivales en la política local, ha demostrado en los distintos cargos que ha ocupado – especialmente en los ámbitos de la educación, la cultura y el deporte – su capacidad para poner a disposición de los ciudadanos amplios espacios de desarrollo personal y colectivo. Hombre liberal y con inquietudes políticas desde su juventud, ha decidido sumarse al único partido capaz de protagonizar un cambio en El Puerto. Seguramente le hubiera gustado disponer de algunos meses más para reflexionar sobre su futuro personal y político, y sobre el de su ciudad. Pero hay trenes que sólo pasan una vez en la vida.
“Un jefe es un hombre que tiene necesidad de otros hombres” (Paul Valéry).

DANIEL GATICA COTE

martes, mayo 30, 2006

SALSA ELECTORAL

BIENTEVEO

Estamos a un año de las elecciones municipales. Y se nota. Hay nervios y también las primeras encuestas, que por cierto son para llorar. ¡ Pobre de nosotros¡ si aciertan está claro que tendremos que seguir soportando la inestabilidad que venimos padeciendo en el ayuntamiento desde hace siete años. Sin embargo, habría que decir que las conclusiones de los sondeos en nuestra ciudad pueden variar bastante cuando la Audiencia Provincial se pronuncie respecto a Hernán Díaz y el caso Fuentes.
En el horizonte no vemos claridad, ya que según los primeros resultados, recogidos por este mismo periódico, de mayoría nada de nada. Esto se podría traducir como que en el ayuntamiento no gobernaran los que más votemos sino los que los partidos políticos más espabilados acuerden, pero que se venderá estupendamente como necesario para los intereses generales de la ciudad. No sé si me explico.
Tampoco está ayudando a despejar las incógnitas el panorama de nuestra política actual. Todos los partidos están más inmersos en peleas internas que interesados en efectuar el trabajo necesario para enfrentarse en un nuevo encuentro electoral. Este es el caso de IP, que estando a la espera de saber que ocurrirá con su candidato, mantiene una guerra sin cuartel de sustituciones, que hasta tanto en cuanto no resuelva la justicia, no tiene sentido. Sea quien sea su cabeza de lista esta vez se lo tendrá que currar más. En el PSOE, aunque con movimientos soterrados aun siguen pendientes de quien tomará las riendas. Mientras el PP, con todo a su favor en los sondeos, va y se mete en lo que para muchos es una incompresible situación: la salida de Aurelio Sánchez y el desembarco de Enrique Moresco. Aquí es bueno recordar que no se puede criticar y luego caer en lo mismo. En IU como siempre decidirá, en tiempo y forma, la asamblea.....que si no me equivoco se decantará por más de lo mismo para desesperanza de muchos y alegría de otros. Para el PA, desde aquí ánimo.
Total que este año electoral se hará muy largo a todos, aunque creo que la decisión de la Audiencia, sobre el actual alcalde podría despejar mucho el camino, y por supuesto, podría ayudar y abrir la mente de más de uno, que todavía duda y no actúa.. Hay que espabilarse.
PIPI GAGO

viernes, mayo 26, 2006

EL CARROMATO DE PASCUAL

DESDE LA CALLE DE LA LUNA

El teatro es uno de los más expresivos y útiles instrumentos para la edificación de un país, y el barómetro que marca la grandeza o su descenso. Un teatro sensible y bien orientado puede cambiar en pocos años la sensibilidad del pueblo. Con estas palabras justificaba Federico García Lorca su entrega generosa como director de La Barraca, y su empeño en llevar el teatro a la calle, a las mismas casapuertas de los pueblos perdidos de nuestra geografía andaluza. Hoy en día, que somos testigos mudos de la supervaloración de la calidad de cualquier propuesta escénica ante el concepto teórico en que se circunscribe una obra, son dignas de admiración las compañías que se dedican a patearse la calle baldosa a baldosa con el único de fin de acercar al público familiar la verdadera esencia del teatro. El teatro de calle todavía es considerado por algunas mentes preclaras un subproducto, en cambio, el público está cada día más necesitado de estas nuevas formas de comunicación que se alejan de lo que es el teatro a la italiana. En El Puerto nos podemos sentir orgullosos de contar entre nuestros convecinos con un verdadero entusiasta de esta ancestral forma de llevar la cultura a la calle. Pascual Varo, alma máter de la compañía portuense El Carromato, está consiguiendo cruzar el Rubicón local, y con la sabiduría y la paciencia que le caracteriza ha logrado meter la cabeza en circuitos tradicionales de teatro de calle que hasta hace bien poco eran impensables para una compañía de El Puerto. Además de creador de la compañía, es autor de varias obras de teatro infantil y de guiones para teatro de calle, que junto con su docencia en la Escuela de Formación Teatral de la Universidad de Cádiz, aglutina su magisterio permanentemente en el taller de Teatro que mantiene en nuestra ciudad, del que se nutre de nuevos actores para los distintos espectáculos. La Máquina de Otto, Volando en Aeroplano o Las hazañas del Caballero de la Mancha, son algunas de las producciones con las que ha paseado su Carromato por el resto del país con notable éxito. Este Carromágiko nacido con el siglo, está en estos momentos enfrascado con el montaje de su última creación, un espectáculo de títeres llevado a cabo con la técnica del guante y la varilla de gomaespuma titulado El Teatrillo de Panero, en donde comparten escenario Mesié Guiñol, la Tía Norica y Don Cristóbal, pionero de la saga de los cristobitas. Sin pecar de pretenciosos, es probable que en alguna ocasión nos encontremos ante una ópera de Rossini convertida en un espectáculo insufrible, y que nos sobrecojamos ante una sublime representación de títeres. El esfuerzo siempre obtiene recompensa, y en este caso está más que justificada. Amanece sobre El Puerto y que salga el Sol por donde quiera.

Manolo Morillo
http://manolomorillo.blogspot.com






lunes, mayo 22, 2006

¿EN QUE MANOS ESTAMOS?

BIENTEVEO

Esto es kafkiano (con perdón para Kafka): tenemos un concejal de Urbanismo que se dedica a hacer obras ilegales en su casa, y un concejal de Hacienda que elude el pago de impuestos de sus empresas. Tenemos un acalde que justifica estas prácticas asegurando que un tercio de los concejales han cometido ilegalidades urbanísticas, y que a cualquiera (incluso a él) se le olvida pagar impuestos; un alcalde que da licencias ilegales a su concejal de urbanismo (¡en una semana!), y no lo multa por cometer estas ilegalidades. ¿Qué le pasa a un ciudadano que hace obras ilegales?, ¿y a uno que se olvida pagar los impuestos? No voy a utilizar el conocido dicho de que no se puede poner a la zorra al cuidado de las gallinas, entre otras cosas por respeto a las zorras, ya que sólo intentan cumplir de manera honesta su papel de depredador.

Lo malo de la condición humana es que nos habituamos a todo. A más violencia, más insensibilidad; a más corrupción, más permisividad; a más desvergüenza, más indolencia. Pero parece que los portuenses empiezan a reaccionar. La encuesta publicada por Diario de Cádiz deja claro las opiniones de la maltratada ciudadanía. La mitad de los portuenses piensan que en el Ayuntamiento hay corrupción, que es el peor cáncer de la sociedad. Lo increíble es que la mayoría de los votantes del PSOE (partido cogobernante con IP y, por tanto, corresponsable de este ambiente corrupto), piensan los mismo. A la mayoría no le parece adecuada la política urbanística, y suspenden la gestión municipal en relación con la vivienda. Sin embargo, IP y PSOE siguen erre que erre: más descontrol urbanístico, más recalificaciones de terrenos forestales, más urbanizaciones de lujo y menos viviendas protegidas, más negocio para unos pocos y más ruina para una mayoría que tiene que comprar una vivienda endeudándose de por vida. Curioso es que la inmensa mayoría de los ciudadanos no saben a quien beneficia el pacto IP-PSOE. Asegura la parte contratante que el pacto se hizo para beneficiar a los sufridos ciudadanos-contribuyentes; pero estos no se han enterado, o más bien, por prudencia, no se pronuncian (todo se sabrá).

En una situación de desgobierno generalizado, de absoluta permisividad para con las actividades ilegales de propios y allegados, tan responsables son los que cometen delitos e infracciones aprovechándose de sus cargos, como los mamporreros que los ayudan a violar las normas legales y los más elementales principios éticos. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Juan Clavero Salvador

domingo, mayo 21, 2006

LAS TEJAS DE EL PUERTO


LAS SIETE ESQUINAS

O mucho me equivoco o pasear por la calle Misericordia, frente al Colegio de las Esclavas, no va a ser lo mismo a partir de primeros de junio. Después de más de un siglo, la panadería que fundara un miembro de la nobleza en la segunda mitad del siglo XIX, que luego pasara a manos de Alicia González de Quevedo y que ha estado regentada por la familia y descendientes de los Gómez de Requena durante los últimos sesenta años, cierra sus puertas. No sabe uno como se lo van a tomar las piedras de la calle Misericordia –o Rufina Vergara- que ya no vaya a haber olor a masa fresca y a leña, o a otros combustibles; que desaparezca el rumor tempranero de los operarios en el obrador, que los escaparates ya no se engalanen con los productos que allí –todavía- se elaboran. Que los chiquillos, sus madres, y los vecinos de la zona, se desorienten buscando el habitual pan artesano que de sus hornos salía.
Pero, nada es todo cambia, que decía el filósofo. Y los tiempos cambian. Que le pregunten a la antigua de Suárez y por su almacén, en la esquina de las calles Misericordia con Luna.
Los Gómez de Requena, hoy tres familias distintas aunque emparentadas entre sí, descendientes del Maestro Panadero jerezano José Gómez de Requena, llevan varias generaciones horneando pan para los portuenses. También en la calle Nevería y en la calle del Vicario. Pero a partir de primeros del mes próximo, la singular tienda de la calle Misericordia cerrará sus puertas. En los hoteles, en los mejores restaurantes, en las familias de gustos refinados, están ya dando vueltas sobre quien será su proveedor, donde comprar los selectos panes. ¿Acaso en el Horno de las Cañas, -La Pajarita- una de las últimas panaderías que siguen preparando el pan como antaño, mientras las demás sucumben ante los precocinados, congelados, baguettes y demás puñetes?
Ese horno de solera refractaria, como antiguamente, con base giratoria, va a dejar de funcionar en la calle Misericordia,. Los herederos del negocio enfocan sus carreras y profesiones por otros derroteros, y contribuirán a repoblar el centro de la ciudad con una promoción inmobiliaria que, parece ser, es el destino del más que centenario edificio que alberga el obrador. Pero algo va a quedar, trasladado a la zona industrial de El Puerto, quizás su producto ‘delicatessen’ más refinado y que, a la vuelta de ocho años se ha convertido en un referente del capricho gastronómico en dulce: las Tejas de Almendras.
La apuesta de José Manuel Ibáñez, no se va a abandonar y con una nueva sociedad: Ibáñez Herrera e Hijos pretenden consolidar el destacado producto que se ha convertido en una demanda, no solo de familias y empresas de restauración de la localidad, sino que es solicitado desde Sevilla, Madrid o Bilbao, por referir algunas capitales, donde se consume el dulce, ya portuense. Las Tejas de El Puerto se podrán encontrar en las tiendas de Gourmet, en los sitios de venta refinada -¿La Giralda?- y hasta se podrán encargar por Internet, desde la página web que están preparando. La mejor noticia, que seguirán invirtiendo muchas horas, con los métodos artesanos con los que las elaboran, en sacar adelante la producción. La tradición de los Gómez de Requena, el impulso de los Ibáñez Herrera, nos seguirán haciendo felices a través de la pequeña repostería, para orgullo y deleite de portuenses y devotos.

JOSÉ MARÍA MORILLO

sábado, mayo 20, 2006

IMÁN EN EL CORAZÓN

BIENTEVEO

La crónica de esa resurrección anunciada la escribió el otro día Enrique Alcina, el reportero más dicharachero de la Bahía. Treinta años después de su primer concierto vuelve a los escenarios Imán, el califato independiente del rock andaluz que a mediados de los setenta enarboló la bandera de la buena música en una Andalucía que entonces no pasaba de ficción autonómica y hoy es, dicen, una realidad nacional. “No era sólo rock andaluz, era un estado de conciencia”, han escrito los integrantes de aquel grupo que nos dejó dos álbumes impagables: Tarantos del Califato Independiente y Camino del Águila.
Imán es para mí, junto a Triana, Alameda y Medina Azahara, un recuerdo luminoso, la banda sonora de una adolescencia que me lleva a la playa de Las Murallas, donde algunas tardes de verano, cuando ya empezaba a anochecer y el mar era un rumor, salían de la tienda de campaña canciones como himnos que nos defendían de las inclemencias de los quince años recién inaugurados.
Es verdad que en aquellos años de libertad sin ira también sonaban guaperas que tenían poquita voz, pero desagradable. Un contorsionosista, hijo del maestro Dominguín y de una bella italiana, que se creía súper, superman. Dos hermanos que parecían Zipi y Zape ya creciditos, cursis como ellos solos, que adoraban a una tal Juani. O un tío bizco que decía que era como el aire, pegado a ti, siguiéndote al andar. Nosotros no les veíamos el atractivo por ningún lado y nunca llegamos a entender que ocuparan un lugar destacado en los dormitorios de nuestras novias, alimentando su histeria y sus sueños eróticos. Porque además de hacer una música infame tenían, estábamos seguros, más venas que una caja de huevas.
El rock andaluz: ahí sí que confluían la pureza, la independencia, el buen gusto y el sabor a Sur. Aquella búsqueda de ilusiones, de sueños y de libertad se hermanaba con la utopía colectiva e idealista que empezaba a construirse en la tierra de los hombres sin tierra. Jóvenes de pelo largo y de ataduras cortas, hijos del agobio y del dolor, revolucionaron el panorama musical de la época, creando la primera muestra de rock genuinamente español.
Vuelve Imán, hoy como ayer, de la mano de Manuel Rodríguez, Marcos Mantero, Iñaki Egaña y Kiko Guerrero. Vuelven, y con ellos, los cigarritos aliñados, la absenta y el saco de dormir. Y un montón de recuerdos situados en las regiones legendarias de mediados de los setenta.
Empieza a hacer treinta años de casi todo.
Pepe Mendoza

viernes, mayo 19, 2006

MIEL Y AGUIJÓN

DESDE LA CALLE DEL SOL

En los días que corren, pero no vuelan, la crítica política resulta ácida y negativa. A nivel internacional nos preocupan las invasiones a países con petróleo, la inmigración, las dictaduras, los “sin tierra”, la nacionalización de carburantes. A nivel nacional los temas políticos tienen relación con las realidades nacionales, el paro, ETA. A nivel autonómico buscamos con lupa la primera, la segunda, la tercera y la cuarta modernización –y no es una sevillana-; y a nivel local, en los ayuntamientos…nos preocupa todo (tardanza de los presupuestos, comisiones inmobiliarias, gestión del suelo, licencias de obras, programas culturales).
Existe un proverbio suizo que dice que las palabras son como las abejas: tienen miel y aguijón, y a pesar de que nuestros representantes municipales lo único que merecen son aguijonazos, existe un político, que aunque sea la cabeza visible de varias concejalías de las llamadas menores, está demostrando que es incierto ese refrán popular que dice que quien mucho abarca poco aprieta. Su capacidad de trabajo y su buen talante se está apreciando en el Deporte Portuense.
Todo no iba a ser fútbol y por ello está promocionando otros deportes, y eso que jugó en el Salamanca. Siempre se puede mejorar, sí, pero no se puede negar la mejoría de la gestión deportiva. El Club de piragüismo con sede en el Real Club Náutico goza de una ampliación y mejora de sus instalaciones, “por fin y gracias” se escucha en el Guadalete a piragüistas como Lucas, “El moi”, Nico, Rocío, “el Tortuga”.
A los que nos gusta el Baloncesto nos ha hecho gozar. El apoyo a los dos Clubes de Baloncesto se ha notado y además de los logros de los canteranos, que han participado en Campeonatos de Andalucía, tenemos tres equipos seniors que nos han hecho disfrutar esta temporada. En el ámbito del básket no ha quedado ahí la cosa y, en El Puerto, se ha organizado un Intersector del Campeonato de España Junior Femenino y una fase de Ascenso a Liga Femenina Dos. Y no acaba ahí la cosa, la próxima semana se celebra un Campeonato de Andalucía de la Categoría Infantil Masculino, y la Concejalía, con Joaquín Corredera a la cabeza, colaborará con el C. D. Gymnástica Portuense en la Organización del evento.
El deporte portuense goza de salud y esto no es exclusivo de la Concejalía de Deportes, ya que mucha gente trabaja “sin ánimo de lucro” por y para este, pero su apoyo se aprecia. A la mente me vienen los éxitos de los equipos de Rugby y su cantera, la cantidad de equipos y chavales practicando fútbol, los éxitos del voleibol –este año participarán de nuevo en un intersector del Campeonato de España-. Como se podía leer en un sobrecito de azúcar que había en la barra de la Chocolatería de mi buen amigo Carlos Osborne: el hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar, y esto a Joaquín Corredera le viene sin calzador.
JOAQUÍN A. BELLIDO

jueves, mayo 18, 2006

MAYO DE 1982

BIENTEVEO

El 23 de mayo de 1982 se celebraron las primeras elecciones al Parlamento de Andalucía. Aquella convocatoria culminaba el proceso de construcción autonómica iniciado cuatro años antes en Cádiz con la creación de la Junta preautonómica. La cita electoral se presumía trascendente para el futuro de la región y, también, para el del país porque iba a ser el termómetro de la política nacional tras la feroz oposición del PSOE – moción de censura incluida – que había desgastado a los gobiernos de Suárez y Calvo Sotelo y su eficaz gestión en ayuntamientos de toda España, el proceso de descomposición de las familias ucedeas, el rearme de las expectativas de AP tras su éxito en Galicia y el apoyo del empresariado – aunque sin un claro presidenciable andaluz – , las luchas intestinas que absorbían la vida interna del PCE y un andalucismo que, tras sus espectaculares resultados en las generales de 1979, pugnaba por deshacerse del lastre de sus pactos con Suárez en Madrid. La campaña electoral estuvo marcada por la agresividad de la Confederación de Empresarios de Andalucía hacia los socialistas. Como bien ha estudiado el profesor Diego Caro, el empresariado andaluz hizo causa común con las opciones conservadoras, financió ampliamente sus campañas e, incluso, publicó numerosos anuncios en los que acusaba al PSOE de tener un programa oculto y de querer gobernar con los comunistas. La beligerancia empresarial llegó al extremo de identificar el anagrama socialista del puño y la rosa con una manzana podrida de la que salía un gusano. Nunca en unas elecciones, ni siquiera con el goeblesiano vídeo del doberman, se alcanzaron cotas tan bajas de ética política. Finalmente, el PSOE obtuvo una abrumadora mayoría absoluta de 66 diputados que lo catapultaron hacia la Moncloa cinco meses después. AP se convertía en la segunda fuerza en Andalucía y en el referente del centro – derecha gracias al apoyo del empresariado y a la debacle de una UCD en caída libre. Y PCA y PSA vieron frustradas sus expectativas y quedaron relegados a un papel irrelevante a causa de sus contradicciones internas y de estrategia política. De esta forma, Rafael Escudero fue elegido presidente de la Junta. Un Escuredo que, al frente del socialismo andaluz, supo interpretar – y capitalizar políticamente – el sentir mayoritario de un pueblo andaluz que se había manifestado mayoritariamente a favor de dotar a nuestra región de un Estatuto de Autonomía al mismo nivel que Cataluña y País Vasco.
Daniel Gatica Cote

martes, mayo 16, 2006

METROPOLITANOS

BIENTEVEO

Un año mas he superado la prueba y he sobrevivido a la Feria de Primavera, y también de la de Jerez. A ésta última aterricé por razones profesionales, pero al final también le he cogido el tranquillo y la verdad es que en ella me encuentro como en mi casa. Incluso hay momentos vividos que me recuerdan a los que disfruté en El Puerto, especialmente, porque en cada uno de sus rincones me encuentro a paisanos que la disfrutan igual que en la propia.

Hace ya muchos años que para los portuenses no hay fronteras. Nos movemos por cualquier otra localidad de la bahía como Pedro por su casa dejando siempre a un lado las rivalidades históricas. Para nosotros no hay nada de extraño en ir de compras a cualquier centro comercial o casco urbano de Jerez, San Fernando o Cádiz, cuando tenemos que proveernos, para acudir de punta en blanco, a un acontecimiento especial. Con la misma naturalidad efectuamos estos traslados comerciales como aquellos que nos llevan a disfrutar de las ferias de las poblaciones cercanas. Pongo la mano en el fuego por asegurar que en Sanlúcar también me encuentro con algún conocido o amigo que a su vez tiene otro allí que lo convida a su fiesta. Seguro que no me quemo. Jartibles somos muchos.

Está claro que para los portuenses no existen las fronteras aunque nuestros representantes políticos, en muchos ocasiones no dejen de mirarse el ombligo. Hace tiempo que las hemos roto y la bahía no tiene secretos. Todo ello ha venido acompañado de las nuevas infraestructuras viarias, que poco a poco van respondiendo a las demandas de los ciudadanos. Lentas pero seguras.

No quiero ni pensar hasta donde podremos llegar cuando el segundo puente de la bahía, una obra superprioritaria, sea una realidad. Si la inauguración del actual se vivió con un éxtasis total hace ya miles de año, para la del segundo creo que no habrá fuegos artificiales suficientes en la Comunidad Valenciana para saciarnos de tanto años de espera. Estarán, sobre todo, muy agradecidos aquellos que cada día se siguen dando madrugones para ir o venir a sus puestos de trabajo en la capital, o tienen que realizar alguna gestión administrativa. No nos engañemos hoy por hoy se llega antes a Sevilla que a Cádiz.

Para los portuenses, ciudadanos metropolitanos por antonomasia, incluso antes de que inventaran lo del Consorcio del Transporte, será casi palpar la gloria.... que de seguro debe existir. Lo celebraremos a lo grande.

Pipi Gago

sábado, mayo 13, 2006

BOCADILLOS DE NOSTALGIA

BIENTEVEO

Además de ese panecillo partido longitudinalmente en dos mitades entre las cuales se colocan alimentos variados (los míos preferentemente de chóped), los bocadillos, en el mundo gráfico, son los espacios, generalmente circundados por una línea curva, que salen de la boca de una figura, en los cuales se representan palabras o pensamientos atribuidos a ella. Eso les explico a mis alumnos mientras recorremos una exposición de comics antiguos que se ha preparado en el colegio para ver si se produce el milagro y les entran ganas de leer a estos niños de hoy que no leen ni la carátula del FIFA 2005.

- Y estas revistas viejas, ¿sirven para algo, maestro?

No son revistas viejas, chaval, sino auténticos tesoros de la pequeña historia de mi generación. Fijaos en éste: se trata de un ejemplar del TBO, colección que se hizo tan popular que la Real Academia acabó aceptando la palabra tebeo para referirse, en general, a toda historia cuyo asunto se desarrolla en una serie de dibujos. Más allá está el Pumby y ahí el Tio Vivo. ¿Sabéis quiénes son esos dos niños, uno moreno y otro rubio, que juegan apasionadamente al fútbol?

- ¿Beckham y Ronaldiño cuando chicos?

- ¡Zipi y Zape, hombre! ¿Qué Ronaldiño ni que ocho cuartos?

Y ahí están los de aventuras. A mí me encantaban especialmente dos de la serie Bravo: El Cachorro y el Inspector Dan. Aunque también las tropelías náuticas del Corsario de Hierro y esas otras rodeadas de cactus del Sheriff King. ¿Os he hablado ya del Guerrero del Antifaz y de su novia Ana María con la que, tras muchos tumbos sentimentales, contrae por fin matrimonio en el número 362 de la serie?

- ¿Por qué se te va la voz, maestro?

No se me va, me tiembla. Y me tiembla porque es emocionante tener entre las manos estas páginas que me saben a Nocilla de dos colores, me huelen a colonia pachuli y me devuelven a los domingos por la mañana de los setenta, cuando ponían Gente Joven, íbamos a misa y, al volver, ya colgaban en los kioscos, prendidos de alfileres de palo, los flamantes números de Joyas Literarias Juveniles: la verdadera puerta a la lectura de muchos adultos de hoy. Me pateaba la ciudad entera en busca de esos paraísos impresos de aventura y distracción.

-¿Y os daba tiempo a ir al “cole” por la mañana y por la tarde, acudir a Informática y a Inglés, jugar a la Play y leer cosas de esta?

¿A la Play? Mira chico, lo más virtual que había en mi casa era un General Eléctrica Española que tardaba media hora en encenderse, después de darle más golpes que a un portón. Y ahora a clase “niñosdelsigloveintiuno”, que tenéis menos iniciativa y menos imaginación que los muñequitos del FIFA 2005.

ÁNGEL MENDOZA

viernes, mayo 12, 2006

GAÑOTE VIL

DESDE LA CALLE DE LA LUNA

Existen determinados actos públicos, ya sean culturales, políticos, deportivos o de cualquier otra índole, que no llegan a ser elevados a la categoría de sublimes, si no cuentan entre sus asistentes a determinados personajes y personajas que acuden a los mismos al olor y al sabor de la correspondiente copa y tapa final de acto. Es costumbre ya arraigada en cualquier organización que se precie, anunciar en letras bien visibles en las invitaciones a un evento cualquiera de los que pueblan nuestra geografía urbana portuense, la siguiente frase: “Al final del acto se ofrecerá una copa de vino fino”. Estas once palabras se convierten en mágicas para los profesionales del sector, que los hay y muy bien organizados por cierto. El Boletín Cultural, las breves del Diario y los panfletos de parabrisas, fluyen por sus ávidas manos para iniciar un recorrido que se les antoja tortuoso y cansino, enigmático y atrevido a la vez, ya que ahora les queda la difícil tarea de saber elegir el acto adecuado. No es la primera vez que oímos hablar de un desfallecimiento repentino en una conferencia que iba por la hora y cuarto de discurso, o haber tenido conocimiento de ciertos movimientos convulsos entre los asistentes a un concierto de nuestro querido Orfeón Portuense. Lo alargado de los actos y la precariedad del ágape posterior, hicieron verdaderas perrerías en los estómagos de nuestros protagonistas de hoy. Es curioso observar como entre ellos se hacen sus pequeñas trampas, comentando en voz alta las excelencias de tal o cual acto, a sabiendas de la escasez de viandas que se ofrecerán, para acudir en “exclusiva” a... pongamos por caso la tertulia de historia local del Aula Menesteo, que tan ricamente condimenta una vez al mes Antonio el del Bar Cama. Al final de cada acontecimiento es común entre copa y copa, comentar la pertinaz asiduidad de tal o cual, o poner falta grave a aquél o aquella que nos ha dejado en esta ocasión por asistir a la presentación de una Regata en el Real Club Náutico. En fin, no es cuestión de dar nombres por aquello de la salvaguarda de la especie, pero sobre todo por no tener problemas legales con mis amigos los ecologistas, aunque sí me van a permitir citar al menos algunas de las iniciales de aquellos/as considerados por un jurado popular reunido al efecto, como los verdaderos mantenedores de la estirpe y que figuran entre los tres primeros del cuadro de honor, aspirantes a ser pasados por el gañote vil de bodas, presentaciones y bautizos, a saber: L.M.G. y acompañantes, M.P. con esposa, y S.L. y acompañante habitual. Amanece sobre El Puerto y que salga el Sol por donde quiera.

Manolo Morillo

miércoles, mayo 10, 2006

QUE PENE

VISTO Y OÍDO

En las calles de Barcelona se celebraba el domingo el desfile de la victoria;_en Madrid, sin embargo, a esas horas se hacía del funeral una presunta fiesta con la despedida galáctica de Zidane. Cada uno festeja lo que puede. Confiemos que esta noche en Eindhoven nos depare una alegría.
Mientras los futboleros terminaban de desfogarse, Antena 3 cerraba la semana, a las tantas, con un show sexuarrl en el que se invitaba al rutinario personal a que le diera al cuerpo alegría, Macarena. Teresa Viejo, evolución de aquella buena chica de las bolas, las de El Primijuego, se ha convertido en una madura interesante, sin tapujos. En Interviú ha aprendido mucho. Para dar el tono de consulta sin inhibiciones se acompañó de una sexóloga, Miren Larrazábal, quien, empalmando temas, proclamó en el programa la firme Declaración de los Derechos del Pene. Toda una erección legislativa. “El pene tiene derecho a ser pequeño”, aseguró. Para consolar, nada más.
En el espacio intervinieron una serie de miembros anónimos en los que airearon ante todo cristo sus problemas genitales. Un señor confesaba que con la edad y las enfermedades la pirindola se le “estaba quedando más chica”. “Pero a mí no me importa”, replicaba la esposa. El tamaño no importa, pero la audiencia sí, había que haberle dicho a la señora. Mientras aguantaban el trasnoche, otra pareja sufría en silencio la anorgasmia de ella. Vivían en una casa rodeados de familiares y, claro, ante esa posición, la situación no les ponía en absoluto. Y van ahora y lo cuentan ante toda España. Qué cosas.
Ahí me tienen a varios miles de personas, en el programa más turbador del domingo aguardando los consejos del final. Para los que no se sostuvieron hasta las dos y pico de la madrugada, ahí va el resumen del decálogo para mejorar la vida sexual: dar tiempo al asunto, mayor comunicación, acrecentar el erotismo, animarse a la autosexualidad, enfrentarse a los problemas y embarcarse sin remordimientos al puro disfrute ¿Y para eso hay que estar hasta las tantas dando la tabarra? Corramos un estúpido velo, o lo que sea.
Francisco Andrés Gallardo